Como ya vimos en nuestro último artículo, la curiosidad puede aportarnos muchísimos beneficios. Pero os estaréis preguntando, ¿cómo puedo potenciar mi curiosidad personal para poder aprovechar esos beneficios? ¡Hoy os traemos la respuesta! Aquí os dejamos una lista con algunos consejos que podrán ayudaros a ser personas más curiosas.

1. Es tu momento, ¡vívelo!

Muchos estudios demuestran que la multitarea dificulta poder disfrutar de todo lo que pasa delante, impide que estemos completamente presentes. También se ha demostrado, que pensar en varias cosas a la vez afecta negativamente al aprendizaje. La gente curiosa se interesa por lo que hace y, por ello, les resulta más fácil estar atentos y centrados. Así que es hora de dejar de pensar en mil cosas a la vez, darle demasiadas vueltas o preocuparse por problemas que aún no existen. Vive el presente, focalízate en lo que te gusta e interesa, olvídate del resto y, sobre todo, ¡disfruta!

2. Cuestiónalo todo.

Las preguntas nacen de la curiosidad. Cuanto más nos preguntemos, más cosas descubriremos. ¿Crees que Albert Einstein se hizo tan famoso por su extraordinaria capacidad para estudiar lo que sus maestros le enseñaron? ¡No, definitivamente no! Einstein se definía a sí mismo como una persona curiosa y esa aspiración por cuestionar las cosas y tener sus propias ideas le permitió poder desarrollar sus teorías.

3. Haz algo diferente cada día.

La rutina es el enemigo principal de la curiosidad. Hacer siempre lo mismo no nos deja descubrir cosas nuevas por las que podamos interesarnos o sentir curiosidad. Por ello, prueba a cambiar pequeñas cosas de tu día a día, explora una nueva ruta a tu lugar de trabajo, aprende un nuevo idioma, atrévete con comida diferente o interésate por nuevas aficiones. Explora y haz preguntas diferentes a las habituales como práctica diaria. Y antes de acostarte reflexiona sobre ello. ¿Hoy has hecho o has aprendido algo nuevo?

4. Busca siempre el lado positivo.

Como hemos comentado en el primer punto, no debes darle más vueltas de las necesarias a los problemas, porque eso no te permitirá avanzar. Ante un error o un obstáculo, en lugar de paralizarte o frustrarte, reflexiona: ¿qué puedo aprender? Intenta probar nuevas soluciones, sé curioso, investiga e innova.

5. Descubre a los demás.

Cuando converses con una persona, haz el ejercicio consciente de centrarte más en escuchar lo que te está diciendo y no tanto en pensar lo que vas a responderle. Ser más curioso con los demás puede ayudarte a desarrollar tu empatía y descubrir nuevas cosas de las personas que te rodean, además de reforzar tus relaciones. Recuerda escuchar para comprender a los demás, no solo para responder.

6. ¡Abre tu mente!

Uno de los aspectos más importantes que te ayudara a desarrollar la curiosidad es tener la mente abierta hacia todo lo que es nuevo en tu vida, puede que sea una pregunta, una tarea o cualquier otra situación a la cual te estés enfrentando. Hay que estar dispuesto a aprender algo nuevo, a invertir tiempo para descubrir algo que te interese y comenzar a buscar nuevas oportunidades, dejando el miedo atrás.

7. Todo es interesante.

De todo podemos aprender y descubrir cosas interesantes, busca algo curioso que investigar en todo lo que hagas. El entusiasmo y el interés te permitirán estar mucho más interesado en un tema determinado y disfrutarlo mucho más. Otra excelente manera de interesarse por las cosas, es detectar desafíos en tus tareas e intentar superarlas con la intervención de tus amigos o compañeros de trabajo. Establece algunos retos y te vendrán las ganas de vencer esos desafíos.

8. ¡Elimina la palabra “aburrimiento” de tu vocabulario!

Al estar aburrido disminuyes constantemente tu curiosidad. Para eliminar el aburrimiento en tu vida, tienes que estar interesado en aquellos temas que realmente desees explorar y aprender más acerca de eso. Infórmate sobre las nuevas tendencias, lee libros diferentes sobre otras aéreas de estudio y aprende cosas nuevas. Hagas lo que hagas, asegúrate de añadir variedad a tu vida, pero, sobre todo, busca el lado interesante a todo lo que haces, aléjate de la monotonía, porque siempre puedes descubrir y aprender cosas nuevas.

9. ¡Vence al miedo!

Debemos dejar atrás el miedo a la novedad para poder disfrutar de nuevas experiencias. Descubre nuevos países, nuevas personas, pierde el miedo a preguntar, a decir lo que piensas. No te limites a ti mismo, no tengas miedo a fracasar. Rompe tus esquemas, prueba cosas nuevas que te den miedo, para dejarlo atrás. Sal de tu zona de confort y empezarán a presentarse nuevas oportunidades. ¡La mejor manera de vencer el miedo es enfrentarte a él!

10. Cumple tus sueños.

Todos tenemos una lista mental de cosas que nos gustaría hacer, desde viajar a otro país, tirarse en paracaídas o escribir un libro. ¡Ha llegado el momento de hacerlo! Empieza pasando a papel todas esas ideas, haz una lista y ponte a cumplir esos sueños, da igual si son simples o no, es importante intentarlo y hacer que nuestra vida sea una aventura. Eso te ayudará a dejar la monotonía atrás y perder el miedo a los cambios, cosa muy importante como ya hemos comentado en el punto anterior.

Como podéis ver, hay muchas maneras de potenciar o desarrollar nuestra propia curiosidad, así que ya no hay excusas, ¡es hora de ponerse a ello! Esperamos que estos consejos os puedan ser de utilidad y los pongáis en práctica.

¡Recordad ser curiosos! ¡Nos vemos en el próximo artículo!

#AlwaysCurious