Antes de acabar nuestra serie de artículos sobre la curiosidad, queremos ayudarte a desarrollar y potenciar la curiosidad en tu equipo. Aquí os dejamos algunos consejos que esperamos que os sean de utilidad:

  1. Lidera la curiosidad. Actualmente el líder no es la persona que conoce o da todas las respuestas a su equipo, sino que su responsabilidad está en hacer las preguntas adecuadas para establecer una relación de confianza y guiar a su equipo en su desarrollo, para conseguir sus objetivos de una forma autónoma, creativa e innovadora. Que tu equipo se sienta escuchado y con libertad, hará que aumente su compromiso y motivación.
  2. ¿Por qué siempre se ha hecho así? A veces, nos centramos en procesos tradicionales para llegar a los objetivos, sin percatarnos que tal vez haya otros caminos más rápidos y eficaces. Un buen líder debe cuestionarse cómo se han hecho siempre las cosas para descubrir si se debe seguir haciendo así o hay que cambiar. También debe dar libertad a sus empleados para encontrar nuevas soluciones o nuevas formas de llegar a los objetivos marcados, de manera más innovadora y eficaz.
  3. No hay preguntas tontas. Las preguntas y la curiosidad van de la mano. Por ello, si quieres ayudar a que tu equipo sea más creativo es importante que les hagas sentir cómodos ante las dudas. Un buen líder debe crear un ambiente de respeto y un espacio para las preguntas y la exploración estimulando el diálogo abierto.
  4. ¡Trabajo en equipo! Es importante tener en cuenta que cuantas más mentes creativas trabajen juntas, más soluciones e ideas innovadoras podrán encontrar. Un buen líder debe potenciar la diversidad en sus equipos para que las personas puedan descubrir nuevas formas de hacer las cosas y desarrollen su empatía. Debes enseñar a tu equipo a complementarse teniendo diferentes habilidades, intereses, fortalezas y experiencias.
  5. Un líder curioso es un líder empático. Para que tu equipo pueda trabajar de manera eficaz es importante que haya empatía, pero no solo entre los miembros del equipo, un buen líder debe preocuparse por sus empleados, saber de ellos, crear una relación de confianza y respeto para que puedan sentirse cómodos y, a la vez, motivados. Debemos estimular la empatía dentro de nuestros equipos para que trabajen desde el respeto y la confianza, y, para ello, el líder debe ser el primero en dar ejemplo de esa empatía.
  6. Anima y premia la asunción de riesgos. Si no damos libertad a nuestro equipo para que experimente, nunca podrá encontrar nuevas soluciones eficaces e innovadoras. Un buen líder no debe penalizar a quienes se equivocan por proponer soluciones u otras formas de trabajar, ya que eso solo comportará que su equipo deje de aportar nuevas opiniones e ideas por miedo al error y limitará el potencial creativo de sus empleados y las posibilidades de innovación.
  7. Lidera el cambio. Nos encontramos en una sociedad basada en el cambio constante, por ello, debemos estar preparados y abiertos a él. Un líder curioso debe guiar a su equipo ante la incertidumbre que provocan los cambios, motivarlos a encontrar soluciones efectivas e innovadoras y alejarlos del miedo a lo desconocido.
  8. ¡Un buen líder nunca deja de formarse! Como ya sabemos, la curiosidad nos ayuda a aprender, por esa razón, los líderes que invierten tiempo para mantenerse a la última en su profesión y que animan a sus colaboradores a que se mantengan al día de las novedades en su disciplina, ayudan a fomentar la curiosidad en la empresa. Seguir aprendiendo, como líder o empleado, nos ayudará a tener nuevos puntos de vista y más información que antes desconocíamos, dándonos más facilidad para encontrar nuevas soluciones y maneras de hacer las cosas.

En conclusión, en el entorno competitivo actual, las empresas necesitan tener líderes curiosos, inquietos, interesados en estar al día de las últimas tendencias en su sector. Sin embargo, se requieren también empleados curiosos con iniciativa para explorar, detectar oportunidades y plantearse nuevas soluciones eficaces e innovadoras.

¡Así que ha llegado el momento de dejar de menospreciar a la curiosidad y convertirla en una de las cualidades esenciales que debemos tener nosotros y nuestra empresa!

¡Recordad ser curiosos!

#AlwaysCurious

“No tengo ningún talento especial. Sólo soy apasionadamente curioso.” – Albert Einstein